Imperial Cleaning

Revista de Derecho Procesal

De los Corredores Se deroga. Los END cuentan con unos 8.

Menú de navegación

Vacaciones en Los Roques

Por otro lado, el programa del Partido Conservador se declaraba en favor del progreso material de la colonia. No existiendo un organismo representativo externo imparcial, que pudiera servir de freno a los excesos del Gobernador. En Puerto Rico se celebraron elecciones para diputados provinciales en el mes de febrero de , que resultaron en un triunfo total de los liberales. La escasez de numerario en la Isla era evidente.

Representando las 10, acciones un capital no realizado de 2,, pesos y las restantes 4, acciones de las 15,, un capital no realizado de , pesos. Y mientras iba pasando el tiempo, las contribuciones inmobiliarias al Estado se iban acumulando hasta ocasionar que muchos perdieran las propiedades al no poder pagarlas. O sea, el mero acto de ocuparlo sin derecho alguno a ello y sin permiso de nadie. Hecho falso es un hecho no cierto, fingido, simulado, o fabricado. Es la semejanza fraudulenta de un hecho.

Es solamente un efecto de la tolerancia del propietario que no concede derecho alguno al poseedor en este concepto. Corte Municipal, 55 D. A los fines de un contrato de prenda, terceros son todas aquellas partes que no han intervenido en el contrato.

Tribunal Superior, 93 D. Siendo ese acto publicitario uno meramente declarativo, no constitutivo de derechos de propiedad y de naturaleza ex parte. Lamentablemente no lo hicieron por las razones antes expuestas, causadas por el ocultamiento de documentos sucesorios. Teniendo responsabilidad solidaria los Registradores de la Propiedad que se prestaron para ello.

Teniendo ese acto el efecto de paralizar los procedimientos, incluso si el expediente hubiese sido aprobado. Que son de naturaleza imprescriptibles, contra los que no hay periodo sanatorio alguno. Los titulares registrales eran realmente unos conspiradores y timadores registrales.

Por ello, el Registro de la Propiedad tal y como lo conocemos hoy, produce una publicidad que nada tiene de real. De hecho, para el el aumento contributivo en el pueblo de Dorado fue como consecuencia de haberse concedido a Pablo Ubarri Capetillo una rebaja de contribuciones por la finca que detentaba en Dorado.

Su rebaja la pagaban otros terratenientes. Fue industrial, ganadero y agricultor. Al respecto, en el caso Ubarri y Iramategui v. Laborde , U. The facts relied upon as establishing fraud are as follows: Pablo Ubarri received from the widow of Lopez a power of attorney to administer the estate, and appointed as his substitute one Tomas Caballero.

The probate proceedings went on amicably, the heirs were declared, and the estate was appraised and apportioned to them, the widow receiving property that by valuation was sufficient to pay the scheduled debts in addition to her personal share. When the probate proceedings were ended, this debt was disputed by the widow, who asked for documentary evidence; Ubarri thereupon showed some irritation, and wrote to her in a manner that might be taken to imply a threat.

She persisting, he began a suit with an attachment, the above named Caballero being his procurador. Before and afterward some of the property was attached for taxes, and ultimately it was sold. Ubarri became the purchaser, no other bidders appearing at the sale.

Then his action went to judgment, and, finally, the land belonging to the estate, or a large part of it, was adjudicated to him upon execution. Ubarri was the richest, and, politically, the most powerful man in Porto Rico. Circumstances are stated suggesting the inference that even the judges might have been afraid of him.

Para el en la Isla circulaban tres monedas, a saber: De esas asignaciones se pagaban los bonos de la esclavitud. Pues como unas se resellaron con la marca de una flor de lis y otras con distinto troquel, el resultado fue que unas poblaciones aceptaban la moneda que rechazaban otras.

Representando esas acciones un capital social real de 2 millones de pesos. Las emisiones de moneda nacional fueron paulatinas. Cuarto , el plan premeditado de Ubarri constituyeron actos dolosos y fraudulentos por virtud de los cuales no pudo generar derechos de clase alguna. Producto del cual miles de personas y empresas al presente en los pueblos de Dorado y Vega Alta fundamentan su titularidad inexistente ab initio.

El antedicho caso es de todos conocido y el mismo forma parte de la jurisprudencia federal. Livingston , 47 F. No teniendo los edificantes de mala fe que ser compensados de manera alguna. Como tampoco prescribe la responsabilidad civil derivada por el cometimiento de esos delitos. Por ello, la Ley Hipotecaria del fue un estatuto puramente declarativo y no constitutivo. La misma, estaba sujeta al Derecho civil vigente y no viceversa.

Definitivamente que eso estaba bien lejos de la verdad, como veremos. Obligaciones derivadas de la ley no se presumen; obligaciones exigibles. Las obligaciones derivadas de la ley no se presumen. Por una parte, los textos promulgados para Puerto Rico, Cuba y Filipinas necesitaban de algunas reformas. Cuando lo que merece es el recibo de la pena por haberlo practicado.

Tribunal de Contribuciones , 74 D. Tribunal Superior de Puerto Rico , 80 D. Alcalde de que certifico. Cuyo capital social inicial fue de 5, pesos plata en moneda mejicana, constituido por acciones nominativas, de 20 pesos plata cada una. Sus principales propulsores fueron: Fue diputado provincial para el y para el fue designado presidente de la Sociedad de Agricultura. Las juntas generales preliminares para organizar el banco se celebraron a mediados del mes de agosto de El capital nominal del banco se elevaba a 2,, pesos, divididos en 4 series de 6, acciones de pesos cada una.

A juzgar por el monto del capital proyectado no hay duda de que sus organizadores lo concibieron, desde el principio, como un banco formal. Abril 12, , cap. Luce, como su primer gobernador director. Desde un principio, el American Colonial hizo el papel de banco central acaparando la totalidad de los fondos del Gobierno de Puerto Rico. Estas instituciones bancarias extranjeras se conocieron bajo los nombres de: Mayo 1, , R.

Que todas las franquicias, privilegios o concesiones, otorgados de acuerdo con la sec. That all franchises, privileges or concessions granted under section thirty-two of said Act shall provide that the same shall be subject to amendment, alteration, or repeal; shall forbid the issue of stock or bonds, except in exchange for actual cash, or property at a fair valuation, equal in amount to the par value of the stock or bonds issued; shall forbid the declaring of stock or bonds dividends; and, in the case of public-service corporations, shall provide for the effective regulation of the charges thereof and for the purchase or taking by the public authorities of their property at a fair and reasonable valuation.

No corporation shall be authorized to conduct the business of buying and selling real estate or be permitted to hold or own real estate except such as may be reasonably necessary to enable it to carry out the purposes for which it was created, and every corporation hereafter authorized to engage in agriculture shall by its charter be restricted to the ownership and control of not to exceed five hundred acres of land ; and this provision shall be held to prevent any member of a corporation engaged in agriculture from being in any wise interested in any other corporation engaged in agriculture.

Corporations, however, may loan funds upon real estate security, and purchase real estate when necessary for the collection of loans, but they shall dispose of real estate so obtained within five years after receiving the title. Corporations not organized in Porto Rico, and doing business therein, shall be bound by the provisions of this section so far as they are applicable. Aproved, May 1, Marzo 2, , cap.

Estando siempre por encima de la Ley. En este punto, podemos dividir a los prestatarios en dos grupos. Por ende, la escritura de compraventa del inmueble, como contrato es inexistente ab initio, por carecer de objeto, consentimiento y causa ciertos.

Ahora bien, para dar algunos ejemplos, durante el antedicho periodo, las corporaciones que recibieron financiamiento refaccionario e hipotecario fraudulento, para unos fines fraudulentos, de parte de las antedichas instituciones bancarias extranjeras e insulares, fueron: Eastern Sugar Associates, Inc. En ese periodo, la antigua ciudad amurallada desarrollaba su infraestructura: Una de ellas era la de Hugo Stern y Sucesores, de Bremen, quienes por mucho tiempo - ocuparon el puesto de ser los principales accionistas del Banco Popular.

Banco Popular de Puerto Rico. Siendo sus fines, el desarrollo ilegal de proyectos de viviendas urbanos urbanizaciones dirigidos a las clases menesterosas de la Isla. Al respecto, el Tribunal Supremo de Puerto Rico dispuso y citamos: Tribunal Superior, 85 D. El dinero que utilizaba en sus negocios era dinero sucio, producto de actividades criminales.

El negocio de este material rodante era muy prometedor. Siendo la realidad todo lo contrario. Pon ende, era yerno de Jorge Isidoro Finlay. Dentro de las 11, cuerdas se encontraba la antedicha Central Carmen de 1, cuerdas cuyo detentador fraudulento lo era el antedicho Jorge Isidoro Finlay y Bastarrachea. Con este dinero pudo ordenar la maquinaria para la hacienda.

Sus propiedades fraudulentas llegaban a 5, cuerdas de terreno y sus centrales detentadas se tasaban en no menos de , pesos. El Registrador de la Propiedad , D. Tribunal de Contribuciones de Puerto Rico , 68 D. Actualidad y doctrina general Oralidad y control de las pruebas personales en segunda instancia: Rojas; Justicia constitucional y derechos fundamentales, por AA.

La llamada pericial prevalente, por Jorge W. Una historia de desencuentros, por Mariano C. Carbone, Silvina Gerbaudo y Stella Sciretta. Congresos, noticias y documentos La etapa preliminar al proceso civil. Las llamadas medidas preventivas administrativas, por Jorge W. Doctrina La bilateralidad y los sistemas cautelares, por Enrique M. Rojas; Tutelas de urgencia y debido proceso. Ponce; Las medidas cautelares diferentes, por Jorge W. Peyrano; Ciertas cautelares "novedosas" y "diferenciadas" en los concursos, por Edgar J.

La jurisprudencia de la CSJN: Sistemas cautelares y procesos urgentes Segunda parte , por Patricia Bibiana Barbado. Ponce; Tutela anticipada como medida cautelar innovativa, por Roland Arazi; Procesos urgentes. Jurisprudencia Jurisprudencia anotada Los derechos fundamentales y el amparo como proceso protectorio, por Romina Soledad Moreno. Rojas, comentado por Enrique M. Monterisi, comentado por Jorge A. De Falco; Derecho Procesal Constitucional. Doctrina El tiempo de la justicia, por Augusto M.

Morello; Precisiones sobre el concepto de tutela diferenciada, por Jorge W. Esperanza; La tutela procesal diferenciada: Los interdictos procesales, por Liliana E. Tutelas procesales diferenciadas, por Patricia Bibiana Barbado. Congresos, noticias y documentos La vigencia de un pensamiento, por Jorge A. Teresa Arruda Alvim Wambier, por J.

Peyrano; Fundamentos y confines de las tutelas procesales diferenciadas, por Roberto O. Actualidad y Doctrina General: El arbitraje en Puerto Rico, por Pedro F. Congresos, Noticias y Documentos: Di Iorio y Atilio C. Verdaguer; La sociedad comercial y sus socios como terceros u obligados a intervenir en el proceso civil, por Leandro J.

El adquirente con boleto y el tercero embargante , por Juan Carlos Vallejos. Actualidad y doctrina general: La actividad procesal, por Augusto M. Congresos, noticias y documentos: Enderle, comentado por Enrique M. Mora; Las cuestiones previas a la sentencia en el proceso de conocimiento pleno civil y comercial, por Enrique M. La causal no invocada en los procesos de desalojo y divorcio como fundamento de la sentencia, por Laura G. Sentencia, por Patricia Bibiana Barbado. Medidas cautelares, por Adolfo A.

Rivas, comentado por Augusto M. Fappiano, comentado por Augusto M. Giannini, comentado por Enrique M. Hacia una tutela eficiente del ambiente, por Augusto M. Morello y Claudia B. Sbdar, comentado por Jorge A.

Algunos aspectos de la sentencia en el proceso civil, por Enrique M. Cuando se concede judicialmente algo distinto de lo requerido por el justiciable, por Jorge W. Peyrano; Sobre el deber de congruencia, por Jorge L. Sentencia definitiva del proceso de conocimiento ordinario, por Enrique M. Morello, comentado por Sandra V. Gnecco, comentado por Augusto M.

El sistema y las nulidades, por Enrique M. Loutayf Ranea y Fernando Virgili; Las nulidades procesales en el arbitraje internacional de inversiones, por Mariana Herz; El recurso de nulidad en el arbitraje, por Jorge A.

Nulidades, por Patricia Bibiana Barbado. Morello y Mario Masciotra. Palacio , por Augusto M. Demanda en el incidente de nulidad, por Enrique M. Escritos sobre la justicia civil, por Michele Taruffo, comentado por Augusto M. Rojas; Recursos ordinarios y extraordinarios, por Roland Arazi dir.

Mora; Preferencia para el remate, por Enrique M. Kaminker; El comprador en subasta y la deuda de expensas comunes. Peyrano; El arbitraje internacional entre Estados e inversores extranjeros y la subasta de bienes del Estado frente al incumplimiento del laudo, por Mariana Herz; Las delictivas "ligas de compradores de remate": Su posibilidad en nuestro marco constitucional.

Subasta judicial, por Patricia Bibiana Barbado. Morello, comentado por Romina S. Carbone, comentado por Jorge A. La prueba del consentimiento informado, por Gabriela A.

Prueba en general , por Patricia Bibiana Barbado. El arbitraje internacional y las acciones y procesos colectivos, por Mario Masciotra; Carlos J. Baptista Da Silva, comentado por Augusto M. Romero Villanueva, comentado por Jorge A.

Necesidad del proceso civil y arbitral, por Augusto M. Morello; Giuseppe Tarzia , por Augusto M. Morello y Carlos A. Berizonce y Ana Cristina Logar coords. Rojas; Derecho Procesal Constitucional. Rosetti; La demanda asegurativa: Nota preliminar, por Enrique M. Sistema Giuridico Latinoamericani e Processo. Couture, comentado por Augusto M.

Morello; Seis voces, por Augusto M. Peyrano, comentado por Sandra V. Morello, comentado por Enrique M. Comentado y anotado, por Osvaldo A. La etapa previa en el proceso de familia de la Provincia de Buenos Aires: La responsabilidad agravada por malicia o temeridad en el "aggiornamento" del proceso civil italiano, por Augusto M. Morello y Pablo A. Couture, comentado por Sandra de Falco; Procesos colectivos.

La tutela de los derechos difusos, colectivos e individuales en una perspectiva comparada, por AA. Garantismo y controles, por AA. Rojas; Revista do Processo, comentada por Jorge A. Oportunidad para su planteamiento, por Laura M. Excepciones procesales, por Patricia Bibiana Barbado.

Kielmanovich, comentado por Augusto M. Morello; Tratado de la prueba, por Enrique M. Morello; Avances procesales, por Augusto M. Morello, comentado por Jorge A. Rojas; El administrador en el consorcio de copropietarios de la propiedad horizontal, por Juan Antonio Costantino, comentado por Jorge A.

Wagmaister; Tribunales de familia: Borda, por Augusto M. Morello; Docencia, libros y publicaciones, por Augusto M. Peyrano, comentado por Augusto M.

Morello; I limiti oggettivi dell? Carbone y Jorge A. Prividera, comentado por Jorge A. Maurino, comentado por Alejandro C. Un mar de excepciones a una regla inexistente, por Augusto M. Morillo; La defensa del imputado. Rojas; Problemas actuales del Derecho Procesal.

Rojas; Cuadernos Procesales, comentado por Jorge A. Rojas; Revista de Processo, comentada por Jorge A. Morello; Los principios del proceso de familia, por Jorge L. Fallo de la Corte en el caso "Smith"; La reforma del sistema recursivo El problema de su ajuste constitucional , por Mario E.

Vuela a Los Roques con nosotros

Share this: